Editar el contenido
Clínicas y hospitales, SALUD

Estrés: conocerlo para convivir reduciendo su impacto. Ep. 1 “Las Hormonas”

Publicado el

En la sociedad actual, el estrés se ha convertido en un fenómeno omnipresente, afectando a personas de todas las edades y estilos de vida.

Se define como una respuesta fisiológica del cuerpo ante situaciones percibidas como amenazantes o desafiantes. Esta respuesta, aunque esencial para la supervivencia humana, puede tener efectos perjudiciales cuando se prolonga en el tiempo. El estrés crónico ha sido vinculado a numerosas condiciones de salud, incluyendo alteraciones en la composición corporal y desbalances hormonales.

David Baeza, nutricionista clínico integrativo, especialista en nutrición aplicada al manejo hormonal, salud digestiva y recomposición corporal, encargado del área de nutrición de Neolife Marbella, nos guiará a identificar y tratar el estrés en tres episodios, para comprender mejor cómo el estrés impacta nuestro bienestar físico y hormonal.

En este primer episodio, exploraremos los mecanismos subyacentes por los cuales el estrés afecta nuestro cuerpo, desde el aumento de ciertas hormonas como el cortisol hasta los cambios en nuestra composición corporal, como la acumulación de grasa y la pérdida de masa muscular. También discutiremos estrategias efectivas para mitigar estos efectos, enfatizando la importancia de un enfoque holístico que incluya nutrición adecuada, ejercicio y técnicas de manejo del estrés.

El estrés, aunque a menudo es inevitable, puede ser manejado de manera efectiva. A través de este artículo, aprenderemos a reconocer sus signos y síntomas, entender sus efectos en el cuerpo y descubrir formas prácticas y basadas en la evidencia para contrarrestarlo, mejorando así nuestra salud y calidad de vida.

El cuerpo humano, en su maravillosa complejidad, responde al estrés mediante la activación de varias hormonas, siendo el cortisol, conocido como la hormona del estrés, la más prominente. Esta hormona, producida por las glándulas suprarrenales, juega un papel crucial en numerosas funciones corporales, incluyendo la regulación del metabolismo, la respuesta inmunológica y la ayuda al cuerpo para manejar el estrés. Sin embargo, niveles elevados de cortisol a largo plazo pueden tener efectos adversos significativos en nuestra salud.

El cortisol elevado, característico del estrés crónico, puede provocar una serie de desbalances hormonales. Por ejemplo, puede interferir con la producción y el funcionamiento de la insulina, la hormona encargada de regular los niveles de azúcar en sangre. Esto no solo aumenta el riesgo de desarrollar resistencia a la insulina y diabetes tipo 2, sino que también puede llevar a antojos de alimentos ricos en azúcar y grasas, contribuyendo a un círculo vicioso de estrés y malos hábitos alimenticios.

Además, el estrés crónico puede afectar las hormonas tiroideas, fundamentales para el metabolismo. Un desequilibrio en estas hormonas puede resultar en cambios en el peso, niveles de energía y el funcionamiento general del cuerpo. Asimismo, el estrés afecta la producción de hormonas sexuales como el estrógeno y la testosterona, lo que puede tener un impacto en la libido, la reproducción, y la salud ósea y muscular.

Es importante destacar que cada persona reacciona al estrés de manera diferente, y por lo tanto, los desbalances hormonales pueden variar significativamente entre individuos. Esta variabilidad subraya la necesidad de un enfoque personalizado para manejar el estrés y sus efectos hormonales.

En la práctica clínica en Neolife, se adopta un enfoque integral y personalizado para evaluar y tratar los desbalances hormonales relacionados con el estrés. Este enfoque no solo se centra en la alimentación y el estilo de vida, sino también en una comprensión profunda de la fisiología individual del paciente, asegurando así un tratamiento que sea tanto efectivo como sostenible a largo plazo.

COMPARTIR
es_ES