Editar el contenido
NUTRICIÓN

Estrés: conocerlo para convivir reduciendo su impacto. Ep. 2 “La composición corporal”

Publicado el

En el primer episodio sobre el estrés, vimos cómo influye en nuestro estado hormonal, hoy seguimos el análisis viendo que también tiene un impacto directo en nuestra composición corporal. Este efecto es multifacético, afectando tanto el peso corporal como la distribución de la grasa y la masa muscular.

Aumento de Peso y Acumulación de Grasa: Bajo estrés crónico, el aumento en los niveles de cortisol puede llevar a un mayor almacenamiento de grasa, especialmente en la región abdominal. Esta grasa visceral es particularmente perjudicial, ya que está asociada con un mayor riesgo de enfermedades cardiovasculares, diabetes tipo 2 y otras condiciones metabólicas. Además, el estrés puede provocar cambios en los hábitos alimentarios, como comer en exceso o preferir alimentos ricos en calorías, grasas y azúcares, lo que contribuye aún más al aumento de peso.

Pérdida de Masa Muscular: El cortisol elevado también puede tener un efecto catabólico en los músculos, es decir, puede provocar la descomposición de tejido muscular. Esto se debe a que el cuerpo, bajo estrés, puede empezar a utilizar proteínas musculares como fuente de energía. Esta pérdida de masa muscular no solo afecta la estética corporal, sino que también disminuye la fuerza y la resistencia, y puede afectar negativamente el metabolismo basal.

Alteraciones en el Metabolismo: El estrés puede alterar el metabolismo de varias maneras. Además de promover la acumulación de grasa y la pérdida de masa muscular, puede interferir con las señales de hambre y saciedad, llevando a patrones de alimentación desordenados. Este desequilibrio puede resultar en fluctuaciones de peso y dificultar el mantenimiento de un peso saludable a largo plazo.

En consulta, se aborda la recomposición corporal con un enfoque que va más allá de la simple pérdida de peso. Se enfoca en mejorar la relación entre la masa grasa y la masa muscular, teniendo en cuenta cómo el estrés afecta estas dinámicas. Mediante la combinación de estrategias nutricionales personalizadas, planes de ejercicio y técnicas de manejo del estrés, se busca optimizar la composición corporal de cada individuo, mejorando así su salud y bienestar general.

Una nutrición adecuada es esencial para combatir el estrés, además de los alimentos que todos conocemos presentes en la dieta mediterránea, hay dos aspectos fundamentales a considerar: si queremos hablar del siguiente nivel entorno al manejo del estrés: los adaptógenos y la DHEA (dehidroepiandrosterona). Estos componentes pueden ofrecer soporte adicional para el manejo del estrés y el equilibrio hormonal.

¿Qué son los Adaptógenos?

Los adaptógenos son plantas y hierbas, de las cuales se extrae su extracto o principio activo los cuales se estandarizan consiguiendo concentraciones muy similares dentro del mismo producto.

David Baeza, nutricionista clínico integrativo de Neolife, afima que hay que saber que producto comprar, en este caso no todos tienen la misma calidad pureza y potencia.

Estos Adaptógenos, ayudan al cuerpo a resistir los estresores de todo tipo, ya sean físicos, químicos o biológicos. Estas sustancias tienen una historia de uso en la medicina ayurvédica y china para fomentar el equilibrio y la homeostasis en el cuerpo.

Algunos adaptógenos populares incluyen el ginseng, la ashwagandha, la Rhodiola rosea y la Maca. Estas plantas se han utilizado para mejorar la resistencia al estrés, aumentar la energía y mejorar la concentración.

Pueden ser una herramienta interesante para manejos leves de estrés o contraindicación en el uso de hormonas, como el SOP, algún cáncer hormono dependiente o algunos casos muy puntuales y concretos bastante excepcionales.

Por otro lado, encontramos la DHEA, es una hormona producida por las glándulas suprarrenales, conocida por su papel en la reducción del estrés y el equilibrio hormonal. A menudo se le llama la «hormona de la juventud» debido a sus efectos en el mantenimiento de la vitalidad y la salud general.

En algunos casos, la suplementación con DHEA puede ser beneficiosa para combatir los efectos del estrés y el envejecimiento. Sin embargo, su uso debe ser supervisado por un profesional de la salud.

Después de valorar mediante analíticas y pruebas diagnósticas precisas que el estrés esta afectando a tu producción de DHEA, en neolife contemplaremos su implementación tratando de mejorar los síntomas del estrés, así como las complicaciones asociadas a este.

Integración en la Dieta Diaria:

La incorporación de adaptógenos y la consideración de la suplementación con DHEA deben hacerse bajo la guía de un médico y nutricionista especializados.

La nutrición en el manejo del estrés no se trata solo de lo que comemos, sino también de cómo nuestros cuerpos utilizan estos nutrientes. La combinación de una dieta equilibrada, rica en nutrientes, optimizada en energía y macronutrientes, totalmente adaptada a tu rutina, gusto y preferencias donde se emplee en adaptógenos y otros nutrientes esenciales, con un estilo de vida saludable y técnicas de manejo del estrés, y si es preciso suplementación hormonal indicada por nuestros doctores, ofrece el enfoque más efectivo para el bienestar general.

COMPARTIR
es_ES